Sólo 9

Giró su mundo alrededor de esos nueve. Podría contar nueve relatos. Sin embargo, decidió que sólo sería uno. Ese que hablara de su alma sosteniendo otra, o de un alma sosteniendo la suya.

Instantes hermosos, en los que, paulatinamente, fue descubriendo su condición de mujer, su capacidad de engendrar, y su disposición a aprender. Se envolvió de puro amor, sabiendo que tendría que entregar su yo para convertirse en maestra y madre.

… si piensas que mi mirada te sirve, confía en mi.