Ya no espero …

 

Puede más mi fuerza que mi deseo de esperar. Al final, me rindo a ella, porque es fiel, la tengo, y jamás me desespera por esperar.

Ya no espero, ya no siento debilidad

… si piensas que mi mirada te sirve, confía en mi.