Alegría

Lo tengo todo y la tengo a ella. Nunca la perdí, y ahora la traigo de nuevo.

Pensé que la había olvidado, que ya no me correspondía. Sin embargo, jamás se fue.Y hoy la muestro honestamente, desde la serenidad que me da haber madurado con ella.

Porque la Alegría siempre me perteneció.

… si piensas que mi mirada te sirve, confía en mi.